Presupuesto familiar: trucos para elaborarlo

Aunque el hecho de que planear el presupuesto puede llevar a ahorros significativos es bien conocido, mucha gente no lo toma en cuenta. Sea porque les parezca muy complicado, sea porque no sepan bien cómo comenzar.

Ingresos x gastos

Para poder planear bien cualquier presupuesto, el paso imprescindible al principio es tener claro con qué ingresos regulares cuenta la familia. Aquí se pueden sumar los ingresos del matrimonio como salarios o apoyo por desempleo, junto con posibles ingresos de alquiler, rendimiento de las inversiones u otras cosas. Está bien ponerlo todo en un papel para saber exactamente con qué ingresos se puede contar cada mes o qué parte de ellos forman ingresos irregulares, si los hay.

El segundo paso está bien claro: hay que sumar los gastos. Aunque no todos los gastos son regulares, muchos sí que lo son y metiéndolos en una lista te dará una imagen bien clara sobre la situación. Entre los gastos mensuales se puede contar alquiler, transporte, pagos por crédito, teléfono e internet, etc.

Como gastos regulares se pueden entender también comida, gastos por la ropa, medicamentos, cosmética, detergentes para hogar y otros. Sin embargo, estas cosas aunque las compremos más o menos regularmente, no representan un gasto totalmente regular e inalterable. Por lo tanto, está bien observar unas semanas cuánto dinero aproximadamente gastas en estos productos y según el resultado poner una suma aproximada.

Entre los gastos se debería contar también una cantidad de dinero destinada a ahorro. Se recomienda poner al lado al menos 3 % de los ingresos mensuales, pero dependiendo de tu situación individual puede ser más o menos. Este dinero estará destinado a cubrir los gastos inesperados en el caso de emergencia cualquiera, sea un coche roto o unas reparaciones en casa. Créate un hábito de ahorrar una cantidad determinada cada mes.

Finalmente, haz las cuentas. Si los gastos son mayores que los ingresos, el resultado está bien claro: hay que disminuir los gastos (o aumentar los ingresos). Si los ingresos de la familia representan más que los gastos, deberías pensar en ahorrar este dinero que sobra o considerar las posibilidades de inversión.

Aprovecha las tecnologías

Ya no hay que ponerse a elaborar un presupuesto con un lápiz a la mano y un papal delante de ti. Existen numerosas aplicaciones para móvil que te puedan ayudar con el proceso, como por ejemplo Monefy, Wallet, iGasto para iOS y muchísimas más. Aunque en algunas funciones difieran, en principio todas ofrecen la posibilidad de apuntar los ingresos y los gastos según determinadas categorías y tener así mejor control sobre el presupuesto.




Publicado: 1 FEB. 2018






Archivo de artículos


© 2019 PRÉSTAMOS RELAMPAGO
SIALINI, spol. s.r.o., Komenského 32, 747 21, Kravaře, CZECH REPUBLIC. Todos los derechos reservados.